Cultura

MUSICA DE PROTESTA

Hip hop, reggae, ska y punk: ¡Vivos y en lucha!

Como expresión cultural reflejo de las contradicciones sociales, el arte y la música históricamente han ido ligados a los procesos políticos de su tiempo. En la actualidad diversos géneros musicales “juveniles” están repletos de grupos que en las letras de sus canciones cuestionan el orden social capitalista.

Viernes 4 de diciembre de 2015

Si bien la música con contenido político de protesta en sus letras ha atravesado los más diversos y variados géneros musicales, que van desde la trova hasta la cumbia, ciertamente hay algunos géneros musicales que se distinguen por mantener una constante de crítica y buscar transmitir en sus letras rebeldía. En el caso de géneros musicales que escucha principalmente la juventud podemos ubicar cuatro géneros que comparten el hecho de que muchos de sus grupos representantes contienen letras políticas: el hip hop, el reggae, el ska y el punk.

Hay sin embargo cada vez más grupos que tocan rock, metal o incluso surf que llegan a tocar temas políticos y sociales en el contenido de sus canciones. Así encontramos un amplio espectro de música que busca generar conciencia o rebeldía, con grupos del tamaño de Manu Chao, Sistem of a down, Calle 13 o Rage Againstthe Machine (este último ya desintegrado) conviviendo en el tiempo con cientos y miles de grupos que todas las semanas se presentan en conciertos y festivales grandes y pequeños llegando a millones de jóvenes.

“Stayrude, stayrebel”: la frase del Ska

Como se ha mencionado en otros artículos el ska es un género que surge como expresión artística de la liberación colonial de Jamaica con respecto a Inglaterra, en su desarrollo como género siempre ha estado ligado a los sectores obreros y populares.

Una vez que llega a Inglaterra (producto de la emigración jamaiquina de miles de personas) adquiere un carácter anti racista que se manifiesta precisamente en la bandera característica del género: los cuadros negros y blancos. La frase característica del ska “mantente rudo, mantente rebelde” habla precisamente de la forma en que esta música toma posición ante el sistema y status quo.

En la actualidad, sin duda, es uno de los géneros musicales donde encontramos más grupos de protesta, entre los principales exponentes mundiales esta “Ska-p” o “La Gran Orquesta Republicana”. Hay además grupos ligados a formaciones trotskistas como “Las Manos de Filippi” que tiene vínculos con el Partido Obrero de Argentina o el grupo “FUMAR” (Frente Único de Músicos y Artistas Revolucionarios) que es impulsado por militantes del Movimiento de los Trabajadores Socialistas (MTS) y activistas independientes.

El reggae: del guetto para el mundo

El reggae es un género contradictorio. Por una parte es una música ligada históricamente al rastafarismo el cual es un movimiento espiritual que contiene una mística, que empata -incluso en algunos elementos- con planteamientos del cristianismo y que ve a la utilización de la mariguana de forma sacramental. Pero por otra es un género que cuestiona (también por la propia concepción rastafari) la opresión racial al pueblo negro, la colonización de África y las condiciones a las que nos somete “Babilonia” o “Babylon” que es una forma de designar al sistema capitalista y al imperialismo.

En este marco el reggae da para que existan numerosos grupos que tocan temas políticos -de forma directa o indirecta –históricamente- el propio Bob Marley es ejemplo de ello. En la actualidad la mayoría de los grupos más grandes de este género utiliza el arte musical como un arma para difundir duras críticas al sistema capitalista y a los valores que la clase burguesa reproduce permanentemente, como ejemplo podemos nombrar a “Los Cafres” o “Alika”, esta última ha participado en festivales organizados por fuerzas políticas de izquierda revolucionaria apoyando diversas luchas.

El hip hop: “empuña la voz”

Si hay un género que por su propio formato permite expresar ideas ampliamente es el hip hop. Un rapero puede decir una gran cantidad de ideas rimando palabras y expresando contenido político en cada canción.

Si bien en el género hay una veta “gansta” que hace referencia a los raperos ligados a pandillas callejeras y cuyas letras reflejan lo más atrasado de la sociedad (machismo, competencia individual, muerte), es al mismo tiempo un género con donde existen grandes exponentes conocidos mundialmente por millones de jóvenes que hablan de lo que vive todos los días la clase trabajadora y el pueblo pobre y que plantean la importancia de no resignarse, de rebelarse y de organizarse.

Desde sus inicios el hip hop tuvo un contenido contestatario, resultado de la opresión negra en Estados Unidos que se ligó rápidamente al grafiti, por ejemplo uno de sus primeros y más grandes exponentes “Tupac” toma el nombre ni más ni menos que de Tupac Amaru el mestizo que se puso al frente de una de las más grandes rebeliones de indígenas y campesinos contra la Corona Española.

En la actualidad raperos y colectivos de raperos anticapitalistas hay en todo el mundo, por nombrar algunos podemos mencionar a “NachScratch” del Estado español, “KenyArkana” de Francia o la “Brigada de Hip Hop Clasista” (BH2C) que es impulsada por militantes del Partido de los Trabajadores Revolucionarios (PTR) chileno.

“El punk no ha muerto”

El punk es un género que nace rebelde (al igual que el “Oí” que es un género que surge de la mano), la esencia del propio punk es precisamente el no tocar de forma tradicional los instrumentos como la guitarra o la batería y cantar “gritando” en contra del sistema. De ahí la adscripción al anarquismo de buena parte de los jóvenes que escuchan el género.

Desde los grupos clásicos del punk como los “Sex Pistols” o los “TheClash” hasta los grupos del Estado Español como “Los muertos de cristo” o “Sin dios” o los grupos estadounidenses como “Antiflag”, “Badreligion” o “Rancid” el punk es sin duda un género de gran trascendencia, escuchado por millones hoy como ayer.

En el marco de la fuerte crisis del capitalismo que ha generado procesos de lucha juveniles y obreros muy importantes y que ha despertado a miles de jóvenes a la vida política, estos cuatro géneros musicales (más sus derivaciones), y los grupos de izquierda que se encuentran en cada uno de ellos, sin duda son un motor que influencia y anima a más jóvenes a organizarse y luchar.

Las “subculturas” o tribus que conllevan los distintos géneros: rudeboys, skinheads, skatos, rastas, hopers o punks si bien son muy reivindicables no deben ser pretexto para no ver el origen común de todos: la clase obrera, y el enemigo en común: la burguesía y su Estado. Únicamente de esta forma se puede hacer frente a la barbarie capitalista que avanza, y formar una fuerza organizada capaz de enfrentarla.






Temas relacionados

Ska    /   Movimiento punk   /   Reggae   /   Música   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO